Eduardo Bitran y Máximo Pacheco plantean claves para una minería virtuosa